Slow cities

Forman parte del Slow Movement, que aboga por una desaceleración del ritmo de vida. Autores como Carl Honoré nos han prevenido contra la tiranía del tiempo. Las Ciudades Lentas aspiran a mejorar la calidad de vida celebrando y apoyando la diversidad cultural y las características particulares de cada ciudad, resistiendo a la homogeneidad y eliminando las prisas, el ajetreo y el estrés. Propone una recuperación de la tranquilidad, lo sencillo y tradicional, y exalta el valor de disfrutar la vida. Son garantía de bienestar cívico. En Cittaslow, se han propuesto inculcar la filosofía de la “Slow Food” a las comunidades locales, poniendo el énfasis en la eco-gastronomía.

Volver